¿Y ahora qué?



Aquí podéis ver esta historia tal cual apareció en Twitter,
aunque con colores para distinguir mejos a los personajes.

Esta historia está dedicada con mucho cariño a mi querida Tropa.
Porque siempre estáis ahí :-)

 

 






                 1- ¿Y ahora qué? ¿Cuándo encontraré respuesta a esta pregunta? ¿Cuándo dejará de atormentarme lo que me hizo esa zorra?

                1B- ¿Y ahora qué? Aún me pregunto cómo puñetas pude haberle hecho eso. Me hizo pasar los 3 peores meses de mi vida.

                2- ¿Cuándo podré hacer vida normal? ¿Podré volver a llevar una vida normal alguna vez? No hice más que quererla y sólo cometí un desliz.

                2B- Pero joder, yo debo haberle hecho que esté pasando la peor vida de sus vidas. Aunque igual se reencarna y aún se acuerda de Óscar…

                3- ¿Por qué demonios me castigas de esa forma? Si es que existes...

                3B- ¿Podré perdonármelo algún día? ¿Podrá perdonármelo alguna vida?...

                4- Y lo peor de todo es que la sigo queriendo con locura. Hace sólo un par de meses y ya me ha llamado 3 veces; así no sé si podré olvidar.

                4B- No me coge las llamadas y no le culpo. Yo haría lo mismo. O quizás no, yo lo haría peor, como cuando me vengué de él. No sé qué hacer...

                5- Pese a que pase mucho tiempo y aunque que no me llame, creo que no la olvidaré jamás. Pero debo esforzarme en olvidar o me volveré loco.

                5B- El tiempo juega en mi contra y si continúo de brazos cruzados me olvidará para siempre. No puedo estar sin él, debo hacer algo y rápida.

                6- Mañana será un día duro. Aunque no la mire a la cara cuando vayamos al abogado, ella estará ahí y su sola presencia ya me turba.

                6B- Mañana jugaré mi última baza. Si no aprovecho mis cartas, no me lo perdonaré jamás. Pero debo conseguir que me mire, que me escuche.

                7- ¡Joder, estoy nervioso! Me siento como si fuese a mi primera cita con una tía. Espero que ni me hable; no sé ni cómo reaccionaría.

                7B- ¡Qué nervios! ¿Me olvido de algo? Las llaves, el monedero... ¡Dios, qué nervios! la barra de labios, la sombra... Hoy debe contestarme.

                8- Bueno, que sea lo que Dios quiera... Espero mantenerme firme. ¿Dónde he dejado las llaves del coche? ¡Esta cabeza mía!
                 Bueno, vamos allá.

                8B- Diosito mío, ¡ayúdame! No lo merezco, pero prometo ser mejor persona. Haz que me escuche y yo haré el resto.

                Me iré andando para pensar.

                9- Ahí está y ¡no veas cómo viene! Bufff, de no ser porque me vuelve a la cabeza lo que me hizo, me la llevaba al cuarto de baño y... Ainss.

                9B- Sigue igual de guapo, incluso con las ojeras. Está más delgado; a saber la mierda que estará comiendo. A pesar de todo sigue atractivo.

                10- ¡Joder, viene hacia mí! No me hables, no me digas nada o te juro que...
                Bah, si me muero por oír su voz de nuevo pronunciando mi nombre.

                10B- —Hola... Salva. ¿Estás...? Es decir, ¿cómo te encuentras?

                "Genial, llega el momento y me quedo medio bloqueada. O cambio o se me va".

                11- —La verdad es que hace tiempo que no me encontraba tan bien. Antes lo veía todo negro... ya me entiendes, cielo.
                "Lo tenía que soltar".

                11B- "¡Mierda! La primera en la frente. Lo de Óscar no lo olvidará jamás. Piensa, piensa..."

                —Bueno, espero que algún día puedas perdonarme.

                12- "Creo que con la mirada se lo he dicho todo. Si le doy pista, al final terminará haciéndome culpable a mí, como siempre".
                —¿Comenzamos?

                12B- "¡Perfecto! Ni se ha dignado a contestarme. Así vamos de puto culo. Cómo no haga magia, no sé cómo me acercaré a él".

                —Cuando quieras.

                13- "No me entero un carajo de lo que dice el abogado. ¿Por qué sigo tan pillado, mierda?
                A ver si acabamos y no la veo hasta la próxima."

                13B- "¡Lo tengo! Voy a intentar tocarle la fibra, a ver si funciona"

                —Pfff — "Resoplido para preparar el terreno.

                Respiración entrecortada".

                14- "¿Y a esta qué le pasa ahora? ¡Mierda, creo que va a llorar!"
                —Toma un pañuelo y suénate, anda —le digo porque me da hasta lástima.

                14B- —¡Gracias! —le digo con la voz entrecortada—. Has sido siempre tan bueno conmigo... —"Y para rematar la escenita comienzo a llorar."

                15- "No sé ni cómo me he dejado convencer después del numerito que ha montado, pero aquí estoy frente a ella tomando café. A ver qué dice."

                15B- "Bueno, lo tengo al alcance, así que ahora debo decirle la verdad para terminar de ganármelo. El primer asalto ya lo he ganado yo."

                16- —Silvia, esto es muy embarazoso, así que suelta lo que me tenías que decir y terminemos de una vez. De no ser porque estábamos allí…

                16B- —Perdóname, por favor. No sé cómo pude haberte hecho eso —confieso llorando esta vez de verdad—. Intentémoslo de nuevo, Salva —imploro.

                17- —Me has hecho mucho daño y no físico, sino del que más duele. Es imposible, Silvia. Ya temería hacer algo mal por miedo a tu represalia.

                17B- —¡No debes temer nada, Salva! Haría todo lo que tú me pidas, pero vuelve conmigo, ¡por favor! No puedo vivir sin ti —me someto a él.

                18- —Silvia, Silvia, Silvia... Ya no sé si puedo fiarme de ti, ¿lo entiendes? —le pregunto comenzando a dudar de mi decisión. Dudo bastante.

                18B- —Igual que yo no podía fiarme de ti cuando... ¡Pero volví contigo! Lo que cambia es que yo fui una hija de puta y tú sólo un golfo.

                19- "¡Joder, cuánta razón tiene! En realidad me muero por volver, así que no lo pienso más."
                —Anda, ven aquí —le pido y ella se abalanza.

                19B- "Me ha aceptado de nuevo. ¡Me lo como enterito!"

—Te quiero, te quiero, te quiero —le susurro comiéndomelo a besos en plena cafetería.

                20- —Acuérdate de que me has prometido hacer lo que yo quiera... —suelto con un tono tan provocador como imperativo y ella me mira tensa.

                20B- "Buf, se ha quedado con la parte que le interesa, pero no me puedo volver atrás".

—Por seguir a tu lado haré todo lo que me pidas.

                21- Han pasado ya 2 semanas desde que reiniciamos nuestra relación y aún no hemos tenido más contacto que besos y más besos. A la primera

                22- caricia la corto por lo sano y le digo que aún no estoy preparado. Aunque en realidad era que no lo tenía todo preparado. Pero hoy es el

                23- día elegido. Hoy le voy a dar sexo del que a ella le gusta, hoy le voy a dar una lección que no olvidará jamás. Igual hasta le gusta...

                21B- Este hombre me desconcierta. Parece que me desea, pero cuando le busco, se muestra distante y me rechaza. ¿No está preparado? Puedo


                22B- llegar a entenderle, pero ¡joder, que un hombre nunca rechaza! ¿Ya no me desea? ¿Será eso?

                Creo que hoy le voy a pedir que sea claro y


                23B- le diré que si realmente me desea, que me haga el amor de una vez y se deje de juegos. Mira, ahí viene...

                —Cariño, tengo que habl…

                24- —Hola cielo —la saludo y rozo sus labios con los míos—. Ponte guapa esta noche. Saldremos a cenar y luego comeremos el postre en casa.

                24B- No es que haya cortado mi frase, es que me ha cortado entera en pedacitos y los ha echado a la barbacoa, porque ahora estoy que ardo...

                25- La cena ha sido muy amena y nos hemos reído mucho recordando nuestro pasado, pero aparecían los malos momentos y se hacía el silencio.

                25B- Si siempre hubiese sido igual de atento y cariñoso que hoy, quizás no le hubiese dejado de lado y no habría pasado nada. ¡Le quiero!

                26- ¡Estoy nervioso, joder! Quiero que todo salga como lo he planeado. Seguro que sí, está todo pensado. Silvia traga y más que tragará...

                26B- Estamos llegando a casa y me estoy poniendo ya como una moto. El corazón se me sale del pecho y noto un cosquilleo ahí abajo que...

                27- Nada más atravesar la puerta le digo que se vaya hacia el dormitorio y se desnude. Necesito tiempo para terminar de prepararlo todo.

                27B- Bufff, de pasar de mí a ir lanzado. ¡Joder, joder, que me estoy mojando y aún no me ha puesto un dedo encima!

Me desvisto y espero...

                28- Me acerco a ella y observo que tiene la piel erizada. Está tumbada y al verme, se abre de piernas y veo un brillo inconfundible... ahí.

                28B- Me está comiendo con la mirada, pero no son los ojos lo que yo quiero que use ahora conmigo... Me acaricio el brazo de forma sugerente.

                29- Intenta tentarme acariciándome el brazo, pero hoy mando yo. ¡Bien! Ahora ha reparado en mis manos a la espalda. Se ha tensado su mirada.

                29B- ¡Joder, joder! Trae algo en la espalda y no me quiero ni imaginar qué puede ser... ¡Lo sabía! Cintos rojos y el antifaz que usé con él.

                30- —Ábrete de brazos y piernas —le ordeno y desde mi posición puedo oler su miedo. No quiere demostrarlo, pero me teme. Aceptó obedecer...

                30B- —Tú mandas, ya te lo dije. Confío en ti —le digo más para convencerme que para convencerle de que no se tome debida venganza de nuevo.

                31- Le voy atando muy lentamente y oigo cómo se acelera aún más su respiración. Cada vez que toma aire con fuerza me pone más cachondo ver

                32- cómo se hinchan sus pechos. Me muero por comerle los pezones, pero debo aguantarme. Debo cumplir el programa y éste dice que debo

                33- seguir poniéndola a cien. Saco el antifaz y cuando me acerco a ponérselo, veo que tiene los labios resecos de respirar tan acelerada.

                31B- ¡Esto es insoportable! ¿Por qué lo hace todo tan lento? No quiero ni preguntarle para que no detecte mi nerviosismo, aunque me cuesta.

                32B- Ahora encima me tapa los ojos y ya estoy que me salgo del pellejo. Al menos parece que no llevaba la mordaza. A saber para qué querrá


                33B- dejar mi boca libre. Pronto me doy cuenta, pues aún no he terminado de pensarlo y mete un dedo en mi boca y me incita a chuparlo.

                34- Parece la lengua de un gato con tanta sequedad. Meto un dedo de la otra mano en el vaso de leche que traje y se lo meto en la boca.

                34B- "¡Mmmm, líquido! ¡Estoy seca! ¿Por qué sólo lo ha mojado 2 veces en la leche?"

—¡Dame mássss! —imploro, pero él hace caso omiso.

                35- A ver ahora cómo acepta la nocilla ahora. Debo aguantar la carcajada. Meto un dedo en el bote y lo paso por sus labios. Ella se relame.

                35B- ¿Nocilla? ¿A qué coño está jugando? La verdad es que sabe de vicio. Sigo en silencio haciendo todo lo que él quiere.

—Más leche —pido.

                36- —Tsss —la mando a callar. Me quito el slip, me unto un poco de nocilla en el pene y le pido que abra más la boca. Me acerco a ella...

                36B- Noto que se sube en la cama y se acerca. Parece que empieza lo bueno, pues me ha pedido que abra más la boca.

—Mmmm —Ya era hora.

                37- Jamás le había oído gemir al metérsela en la boca. Me ha hecho cosquillas la vibración al gemir.
—Quiero oírte gemir -le pido y obedece.

                37B- —Mmmmm... mmmmm... mmmmm —gimo exagerada, aunque siento que se crece aún más en mi boca y eso me pone aún más cachonda.

                —Mmmmm...

                38- Los músculos de la ingle se le tensan al no ver llegar mis dos dedos a su clítoris. Lo masajeo fácil, tan húmeda como está la zona.

                38B- Bufff, como siga me voy, ya verás... Siento que me viene un cosquilleo y sucede lo peor que podría pasar. ¡¡¡Suena la puerta!!!


                39B- —No abras, cariño —le pido muerta de miedo tras sacarme su polla de la boca.

—No abras, por favor —me muestro suplicante.

                39- —¿Cómo no voy a abrir, tesoro? Acaba de llegar nuestro postre de chocolate —le anuncio y todos los músculos del cuerpo se le contraen.

                40B- Me la va a jugar igual que yo se la jugué a él. Me lo tengo merecido. Me temo que lo que ha dicho del chocolate sé por dónde va...

                40- —Bueno cielo, a partir de ahora sólo quiero que disfrutes como yo lo hice cuando, bueno, ya sabes. Aunque yo quiero que disfrutes más.

                41- Está casi temblando. Me da pena verla así. Hay que acelerar. Hago un par de gestos a quien me acompaña y nos disponemos a tomarla.

                41B- —No me hagas esto —suplico de nuevo intentando detener lo que seguramente me caerá encima. O quien me caerá—. Tú no eres igual que yo.

                42- —Exacto, mi vida. Tú y yo no somos iguales. Yo te quiero más a ti que tú a mí y por eso te daré un regalo que no olvidarás en tu vida.

                42B- No puedo evitar sobresaltarme al notar el contacto de una lengua con mi clítoris.

—Mmmm —gimo de nuevo. Me gusta, pero es... diferente.

                43- Le está gustando y ya debe haber notado que es una mujer quien la está lamiendo. No para de gemir y encorvarse para ofrecerse mejor.

                44- Está disfrutando. Jadea y se le vuelve a secar la boca. Ha llegado el momento de que un hombre tome de nuevo su boca, aunque antes...

                43B- Estoy convencida de que es una mujer quien juega conmigo. Me ha metido dos dedos y he notado sus uñas. Va con cuidado, pero me gusta.


                44B- Noto una mano que levanta mi cuello y luego el contacto de un vaso con mis labios. Bebo y me sabe muy bien la leche. ¡Estaba seca!

                45- Joder, me estoy poniendo a cien al ver cómo entra por la boca de mi mujer una polla diferente de la mía. Ha notado que es más grande que

                46- la mía, pero ya gime de nuevo. Está muy receptiva. Parece que lo he montado todo perfecto, aunque resta la parte final para completarla.

                45B- Sigo succionando una verga y apenas puedo introducir la mitad en mi boca. Nunca he sido amiga de las felaciones, pero hoy estoy a mil.


                46B- Estoy sintiendo más movimientos en la cama. ¿Cuánta gente me rodea? Se está acomodando debajo mía, aprovechando que me ha dejado algo


                47B- de hueco en mi prisión. ¡Joder, cuando me venía el cosquilleo ha parado la zorra esa! ¿Por qué se sale el que estaba dentro de mi boca?

                47- —Cielo, ahora relájate y déjate llevar —susurro a Silvia en el oído y ella jadea con sólo escucharme. Sabe que está ante una oportunidad

                48- única para sentir placer como nunca antes, por lo que asiente y se abandona a mis deseos. Me recuesto bajo ella, cojo con cuidado mi

                49- polla con una mano, mientras que con la otra unto un poco de lubricante sobre el condón y en la entrada de su ano. ¡Este es el culo que

                50- me gusta y este es el que me debe. Comienzo a introducir lentamente la punta y la recibe bien. Me animo y empujo un poco más. Silvia se

                51- queja un poco, pero con su gemido posterior me da pista libre. Sigo y sigo hasta que completo casi toda la longitud y ella comienza a

                52- menear su cadera adelante y atrás. En ese momento y antes de que yo me pierda también, hago un par de señales y entre los 3 la tomamos.

                48B- ¡Diossss, qué gustazo! No veas con la verga que tiene el que posee mi boca. Pero esos dedos y esa lengua en mi entrepierna me queman.


                49B- Y lo del culo ya para qué. Jamás he dejado que Salva tomase mi retaguardia, pero ¡me gussssta! Los cuatro disfrutamos, incluso ella.


                50B- Debe estar tocándose, salvo que haya una 5ª persona. ¡Joder, estoy ciega en mitad de una orgía! Pero me da igual. Estoy tan cerca ya...


                51B- —¡Más, másss, másssss, ah, ahhh, ayyyyy! —Me voy a la vez que oigo gemidos con distintas entonaciones que anuncian distintos orgasmos.


                52B- Justo en ese momento desaparece mi ceguera y ante mí veo la polla brillante de Óscar tras correrse en mi boca. Escupo sobre mi pecho y


                53B- observo que María José se limpia con un brazo su boca impregnada de mí. Salva me da un mordisquito en el lóbulo de la oreja y susurra.

                53- ¿Hace falta que te pregunte si te ha gustado, cariño mío? —le pregunto a la vez que me salgo de su interior.

                54B- —Ha sido una experiencia única, pero habías conseguido asustarme. No sabía qué ibas a hacerme ni con quién. Estoy... estoy exhausta.

                54- —Me alegra saberlo, aunque aún podemos divertirnos un poco más... —Le susurro al oído y ella asiente con una sonrisa picarona.
—Óscar,

                55- ponte un condón y fóllatela duro. Quiero oírla gritar mientras yo hago gritar también a Marijose—. Mis 2 mujeres se muerden el labio

                56- inferior casi al unísono. Oír mis órdenes les ha vuelto a encender su instinto y ambas se tumban esperando a sus machos. Nos ponemos un

               
57- condón y nos hundimos en ellas casi a la par. Ambas gimen, ambas cierran sus ojos, ambas me ponen cachondo, pero me centro en Marijose.

                55B- Bufff, otra vez tengo dentro a Óscar. Joder con el cubanito, ¡cómo me llena! Es muy vigoroso y empuja con fuerza hasta casi dolerme,


                56B- pero me gusta, ¡me encanta! Más aún me gusta abrir los ojos y ver la cara de Ángel mientras se hunde en la que hasta hoy era una zorra.


                57B- Los 4 gozamos, los 4 gemimos, jadeamos y casi gritamos. Especialmente ella y yo. Ellos se están luciendo. Óscar porque vive de esto y


                58B- Salva porque desea a Marijose. Lo veo en su rostro cuando apenas puedo entreabrir los ojos. El placer me invade. Una manaza ocupa


                59B- un pecho entero y parte del otro, mientras que la otra empuja mi culo hacia él mientras hunde un dedo en mi interior. ¡Cómo disfruto!

                58- Me moría de ganas por poseer de nuevo a Marijose. Desde que la ví con otros ojos, me trae loco. No la quiero como a Silvia, sólo la

                59- deseo. Y follármela a la vez que miro entre tantos gemidos cómo ese tío se tira a mi mujer es una experiencia única, rara y excitante.

                60- Noto un cosquilleo indescriptible en el cuello y casi a la vez siento que mi semen lucha por salir de mí. El cosquilleo que me produce

                61- se apodera de mí y me abandono al mejor de los placeres que he sentido en mi vida, pese a no ser con mi mujer. Ella está presente y es

                62- el detonante necesario para que pueda afirmar con rotundidad que acabo de tener el mejor polvo de mi vida. ¡Ha sido increíble!

                60B- Siento que no puedo aguantar más, pese a que quiero alargar este momento mágico. Oír a Salva articulando un sonido gutural mientras se


                61B- corría ha provocado en mí un escalofrío muy placentero que ha recorrido todo mi tronco superior hasta afincarse en mi coño. Ardo por


                62B- dentro y soy incapaz de soportar semejante placer. Me dejo llevar entre gritos mientras Óscar da un último empellón para irse también.

                63- Ya ha pasado media hora desde que nos quedamos solos y aún seguimos abrazados, piel contra piel, silencio ante silencio. Ambos gozamos.

                63B- Increíble, pero después de todo lo vivido, aquí estamos abrazados como 2 tortolitos. Esto nos ha servido para recuperar nuestro amor.

                64- —Ha sido increíble, ¿no crees, Silvia? —le pregunto sin temor o pudor alguno después de una noche de liberación sexual total.

                64B- —¡Ya te digo! -contesto tras un resoplido y rememorando lo experimentado. Y es que ha sido eso, una experiencia, un experimento.

                65- —Oye, por cierto... mañana es Halloween y dijiste que ibas a ir una fiesta con tus amigas al pub de tu amigo Alex García, ¿no?

                65B- —Sí, pero no creo que vaya al final. Aún no tengo claro mi futuro después de... bueno, ya entiendes... después de lo de hoy.

                66- —¿Después de lo de hoy? Explícate mejor, cariño mío —le sugiero haciéndome el tonto, aunque ella no lo pilla y vuelve a la carga.

                66B- —Amor, ¡hemos montado una orgía en casa! Claro que hay que mirar al futuro. Me asalta sobre todo una pregunta...

¿Y ahora qué?

                67- —¿Y ahora qué? —cuestiono simulando sorpresa.
—Ahora se nos abre todo un mundo de nuevas experiencias, cariño. Y las viviremos juntos.

                67B- —Te quiero, amor mío —confieso e invado sus labios para perderme en el interior de su boca.

¿Y ahora qué? Ahora y siempre te quiero.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario